El Wiki de La Roca del Consejo

Un lugar donde compartir la sabiduría de la Selva

El Hacha

De WikiRoca

Plantilla:Herramientas

Contenido

El Hacha Canadiense

La experiencia nos dice que la mejor hacha para un scout es la canadiense en su modelo pequeño, debido a que la grande, por su peso, sólo se usaría para trabajos muy duros, serios y pesados y es muy peligrosa de manejar.

Esta hacha también conocida como hacha de tipo Gilwell, es la que te ofrece un mayor control del corte y un mejor agarre por las característicaas de su mango, que es muy resistente, elástico y se adapta fácilmente a la mano debido a la curvatura que lo caracteriza y hace que lo reconozcamos facilmente.

El secreto de su mango es es que puede moverse en la dirección deseada tan fácilmente como el timón de una barca, dándote una mayor precisión en la tala.

Hacha05.gif
Es frecuente transformar un hacha del tipo francés, del modelo de hoja más ancha, en un hacha tipo canadiense debido a su parecido ajuste entre el ojo y la cuña. Pero el hacha canadiense posee una calidad que no puede darse en la de tipo francés y un peso superior del hierro que la hace más útil. Esta masa superior del hierro se debe a que el lado opuesto del corte que es más pesado y te da una mayor precisión de corte. Por lo tanto rechacemos imitaciones ;).


El mango

La longitud del mango varia entre los 30-40 cm para hachas pequeños y 75-100 cm para las hachas grandes. A mayor longitud más peligrosa y dificil de manejar. Por eso a veces es conveniente fabricar los mangos en razón de la edad, estatura y pericia de los usuarios a partir de un mango de fresno o cornejo de 8 cm de diámetro con un grosor superior a la anchura del ojo pero inferior al lado del hierro mirando desde el ojo.

Fabricación

Del lado del hierro se dejarán unos 12 cm de mango sin tocar para hacer la cabeza como se explica más adelante. Luego se hace unas perpendiculares con un lápiz en el mango al ojo que te marcará la zona que no debes tallar al realizar el mango.

Se comienza a trabajar la doble curvatura del mango con una navaja o cuchillo y procurando mantener una escala igual a la de los mangos comerciales para que nos dé las buenas características del mango. Después de haber hecho la doble curvatura se aplana el mango un poco con ayuda de tu navaja o cuchillo (mejor un cepillo de carpintero) para que tenga la forma final de un mango y no parezca solo un trozo de rama, además de que este los mangos completamente redondeados no se adaptan tan bien a la mano como los que están ovalados.

Para colocar la cabeza del hacha primero tomarás las medidas del ojo tanto su largo, su ancho y su altura. Sí compras el mango del hacha esto será lo único que debes hacer en el mango, sí es un mango hecho íntegramente por ti entonces será el final de tu tarea.

Hacha02.gif
Después tendrás que hacer la cuña. Partiremos de una madera dura usando su parte central por ser la más resistente; primero cortas dos largos biseles para darle la cara de la cuña; después ajustarás su anchura; ni decir debería hacer falta que la rama sea bastante larga para permitirte trabajar cómodamente, serrando la cuña luego por su parte superior de la vara, pues es lo único que necesitas.

Para colocar el mango al hierro primero metes la cabeza de la madera por el agujero, colocas la cuña y la golpeas primero suavemente para encajarla y luego más fuerte para fijarla. Después sierras el trozo de cuña que sobre y para darle un fijado con una presión perfecta le atornillas 2 tornillos cortos y gruesos en la cabeza.

¿Cómo se maneja el hacha?

Es una buena pregunta, cada uno tiene su estilo propio, pero todos los que la usan, han de tener en cuenta una serie de normas.

Hacha01.jpg
En primer lugar, el tronco se debe de atacar con un ángulo de unos 60º a su superficie y golpeando alternativamente a derecha e a izquierda para seguir el sentido de la fibra y conseguir que con un golpe levantes la madera y con el del otro lado la arranques.

Para cortar, se debe de apoyar la madera sobre un cepo, y dar el corte a la madera en la zona central del apoyo con el cepo.

Sí lo que se quiere es abrir la madera por la mitad del tronco, también trabajaremos sobre un cepo, jamás cortaremos sobre suelo blando debido a que el suelo absorbe una parte del golpe.

Si se corta por la mitad un cepo sin un apoyo, debes de aguantar el tronco a cortar firmemente con una mano y apoyar el otro extremo en el suelo, golpearás el tronco por la zona a cortar con la inclinación de 60º e irás girando la madera hasta que se te separe en dos trozos.

Nunca se debe de aguantar el tronco con la mano o con el pie del lado hacia el que se golpea porque podrías llevarte tu propia mano o pie por delante al escaparte el corte.

Se debe fijar la vista en el corte.

Hacha11.gif
Se debe golpear rítmicamente, no sirve empezar con toda la fuerza y luego, en plena tarea detenerse a descansar. Cada uno tiene su ritmo de golpear. Se golpea alternativamente a derecha y a izquierda; un golpe para levantar la viruta y otro perpendicular al primero para separar la astilla.

Para sacar punta a un tronco apoyarás el lado que quieras sacar la punta en un cepo y empezarás a golpear con un ángulo de forma que el final del corte remate en el centro de la punta, irás girando el tronco hasta conseguir la punta por todos los lados.

Una norma que has de tener muy presente es que jamás debes de cortar pudiendo herir a la gente que nos rodea o pasa cerca de nosotros, por lo cual, antes de cortar cogerás la hacha al revés y mandaremos que la gente que se halle en nuestro brazo de acción se separe. A esto se le llama círculo de seguridad y sí cuando estas cortando alguien entra en él, debes parar de cortar y decirle que se aparte.

Talado de árboles

Hacha03.gif
Hay que limpiar la zona de alrededor del árbol a derribar para evitar que el hacha solo golpée al árbol y no a ramas ni maleza si no lo hacemos corremos el riesgo de que se nos escape de las manos el hacha y nos de en la cabeza o se parta el mango del hacha por la mitad.

Luego hay que escoger la dirección en la que quieres que caiga el árbol y separar las ramas que puedan impedir su caída.

Se empieza a cortar en forma de cuña lo más bajo que puedas del lado que quieras que caiga el árbol hasta la mitad del tronco. Luego seguirás el mismo proceso del lado contrario unos centímetros más arriba de este primer corte hasta la mitad del árbol y caerá por su propio peso. Al cortar la segunda cuña no debemos ponernos sobre el lado de la línea de acción de la rotura ni del lado en que hallas hecho la primera cuña para impedir que nos golpee al caer.

Corte de ramas

Las ramas las hay que cortarlas en la dirección de las vetas, esta dirección es, la paralela al tronco en sentido contrario, es decir, la zona de debajo de la rama, la primera que te encuentras sí recorres el árbol desde la raíz a la cúspide, golpeando entre el tronco y la rama. Nunca debes golpear desde la parte superior porque lo que conseguirías serían astillar la rama y mellar el hacha.

El afilado del hacha

Hacha04.gif
El hacha con el paso del tiempo y mucho más con el mal uso se desafilará, sí golpeas perpendicularmente a la madera o se golpea contra el suelo lo único que conseguirás será mellar el filo, esto es, que aparezcan una especie de dientes o rebordes que le den al filo un contorno irregular.

Para eliminar estos dientes y para afilar el hacha para que corte mejor y así ser menos peligroso al no rebotar cuando golpees, tendrás que afilarla.

Lo que hay que hacer es colocar el filo hacia arriba y pasarlo por una muela de agua para darle la forma al contorno. Importante: hay que pasarlo el mismo número de veces de cada lado en la muela para que no se descentre el filo.

Después tendrás que asentar el filo para limpiarlo de impurezas y brotes de hierro que quedasen sueltos; esto se hace con una lima de mano al aceite, con una lima triangular en movimientos circulares o con una piedra de afilar por los dos lados.

Como quitar un mango

Habrá que enterrar el hacha dejando sobresalir solo el ojo y humedecerás el suelo con agua. Luego encima construirás un fuego en pirámide hasta que el mango se carbonice. La humedad del suelo se necesita para no destemplar el filo del hacha, después de que el mango se carbonice, meterás el filo en agua para evitar que no se destemple lo más rápidamente que se pueda

Transporte del Hacha

Si la llevamos en la mochila se la colocará según la figura
El transporte, y la seguridad es un punto importante en el uso todas las herramientas pero de forma mucho más en el caso del hacha. El descuido o desidia nos puede traer un percance graves cuando usamos cualquier herramienta, especialmente si esta posee filo o dientes. No debemos usarla con miedo pero si con respeto.

El hacha debe siempre tener su filo protegido por la funda, no olvidemos que también es un arma, por lo tanto potencialmente peligrosa.

Y para llevarla encima o en la mano se hará de las siguientes formas y no de las que se tachan con una X roja
La entrega del hacha será siempre de esta manera
Se entrega en la mano, con un pequeño golpe, para provocar el acto reflejo del cierre de la misma, siempre agarrando el hierro, si eres el que la entrega, y del lado opuesto al filo.

El hacha debe tener un lugar específico para dejarla, el mismo debe ser un tocón seco, un tronco grande y visible o bien el sitio designado para dejar las herramientas.

Conservación, prohibiciones y consejos

  • Jamás se juega con un hacha.
  • Jamás se corre con un hacha en las manos.
  • Jamás se tirá o se arroja un hacha.
  • Hay que tener en cuenta que un hacha afilada es más útil que un hacha embotada y menos peligrosa debido a que no rebota, por lo cual, tenla siempre afilada.
  • Nunca utilices la parte de atrás de un hacha como un martillo porque lo único que conseguirías sería desequilibrarlo.
  • Engrasa siempre el hacha en la temporada de la lluvia para evitar que se te oxide y envuelvela siempre engrasada y en papel de períodicos cuando no la uses.
  • Sí el mango se te desencaja lo meterás en agua unas 2 o 3 horas para que la madera se expanda y vuelva a encajarse.
  • Cuando hace mucho frío, antes de cortar, debes de calentar un poco el filo en una llama para evitar que el metal salte y se astille a consecuencia de un golpe violento.
  • Nunca se golpea contra un árbol el hacha para sujetarlo, esto debe hacerse contra un cepo o mejor guardarlo en su funda.
  • No talarás ningún árbol sin el permiso de su dueño o de las autoridades ni sin que luego lo vallas a utilizar, hay que recordar que un árbol grande puede tardar desde 10 años hasta cerca de los 100 para tener una altura considerable.
  • El hacha no se deja tirada por el suelo para que se oxide o que alguien pueda clavársela en un pie, sin olvidar de que también la puedes perder.
  • Sí clavas tu hacha contra la hierba o en el suelo lo único que se consigue es embotar el filo y crearle dientes.