Saco de dormir

De WikiRoca
Saltar a: navegación, buscar
Icono de desambiguación

Este articulo está marcado como Esbozo, esto puede ser por varias razones:

  • Está escaso de contenidos,
  • Necesita una revisión gramatical o de ortografía,
  • Quizás necesita ser ilustrado con graficas o imágenes,
  • Puede que sea un articulo copiado de otra parte (Ej. Wikipedia) y necesita adaptarse a la wikiroca, bien con formato wiki, o bien desde una perspectiva scout,
  • etc

Así que sientete libre de mejorarlo. Aportando tu granito de arena haremos de la WikiRoca una mejor enciclopedia.

El descanso por la noche es algo muy importante; una persona que no puede dormir bien durante la noche, pronto se rendirá y no podrá desempeñar el trabajo del día tan bien como aquel que duerme cómodamente. Os aconsejo, por tanto, velar por aprender a dormir bien y cómodamente, para conservar sus energías.

PARTES DE UN SACO

Exterior. Se utilizan nylons y tejidos similares. Los tratamientos de hidrofugado ayudan a repeler la humedad ambiental. Los confeccionados

con tejidos impermeable /transpirable pueden utilizarse tranquilamente en vivacs.

Interior. Suelen ser de nylon o de algodón. El nylon es mucho más ligero que el algodón, pero a diferencia de este último, con el sudor se pega a la piel. El algodón, en verano, absorbe la humedad generada por la transpiración y en invierno retiene el calor. Rellenos. Son los que nos protegerán realmente del frío. El sistema consiste en conseguir formar el mayor número posible de cámaras de aire del mínimo tamaño. El peso y volumen del material serán los menores posibles. Costuras. Un saco de altas prestaciones siempre dispondrá de costuras internas /externas disociadas o desplazadas. Los sacos que dispongan de única costura, transmitirán directamente el frío a través de ellas. Cremallera lateral. Permitirá entreabrirlo si la temperatura es alta. Las cremalleras especiales de los sacos invernales evitan que se hielen. Casi todos los sacos del mismo modelo, que dispongan de ambas cremalleras, podrán ser unidos, formando lo que sería un único saco de 2 plazas. Capucha. Su diseño contribuirá a evitar pérdidas de calor en la zona de la cabeza.





DATOS ÚTILES

Agitar el saco enérgicamente para que las fibras huecas recojan aire y aumenten de volumen. De este modo se consiguen aumentar sus cámaras de aire (loft) y mejorar su retención térmica.

En situaciones de frío extremo, cubrir la cabeza con un gorro de lana, pluma o fibra térmica, también guantes. Los ejercicios gimnásticos antes de acostarse también ayudan. Si las temperaturas son muy bajas, protegeremos nuestras botas colocándolas en el fondo del saco, dentro de una bolsa de plástico o papel, para que no se endurezcan.

Comer algo picante, como una sopa u otra comida aumenta la temperatura del cuerpo y en ese momento debemos ya estar acostados, para que ese calor quede atrapado.

Cambiarse los calcetines antes de acostarse, usar unos limpios y frescos. Dormir con la ropa utilizada durante la jornada disminuye el descanso. El sudor y la humedad dificultan el sueño. Utilizaremos poca ropa y es conveniente saber que para dormir es mejor un par de prendas finas que una gruesa.

La humedad generada por la transpiración se acumula en el relleno del saco, haciendo que éste pierda parte de su capacidad térmica. Por la mañana extraeremos su interior para airearlo.

El peso de la persona comprime el relleno del saco, disminuyendo su protección térmica. El frío y la humedad procedentes del suelo son muy perjudiciales para nuestro organismo. Por ello, es importante la utilización de colchones aislantes, que además evitarán que las irregularidades del terreno dañen nuestra espalda.

Con un saco demasiado largo se tendrá que calentar mucho más aire y por tanto será más frío. La mayoría de los sacos son de longitud única, así que puede utilizarse una cuerda o ropa para atar los bajos y reducir el tamaño interior.

Mantener el saco seco, aunque sea sintético. Llevarlo en la mochila dentro de una bolsa es muy fácil y se asegura mantenerlo seco, aunque se camine en lluvia.

Como almohada, lo más fácil es usar la funda del saco lleno con ropa. Algunos sacos poseen compartimiento con el mismo objetivo.






Puedes pedirle a tu mama o a tu papa que te ayuden a mejorar el rendimiento térmico de tu saco de dormir de una forma muy sencilla y económica.


Toma una sabana vieja, y pídele a un adulto que en una maquina de coser o a mano, te entalle una sabana del porte de tu saco de dormir, esta tiene que ser una sabana delgada no gruesa, y la cosa para que se asemeje a un saco, la idea es que sea un poco mas pequeña que el interior de tu saco. Cuando vallas a campar, ponla dentro de tu saco de dormir, como si fuera la sabana de tu caso y listo, con esto ya no pasaras frío en la noche.

CONSEJOS PARA LA CONSERVACIÓN:Colgar el saco cuando no se utilice para evitar que la presión de la funda de transporte deteriore sus fibras. Es conveniente guardar los sacos (sobretodo los de pluma) en su funda sin enrollarlos. De otro modo, al repetirse siempre los mismos pliegues, quedarían zonas del relleno vacías. Empezar a embutirlo en su funda por los pies, a la vez que se reparte el volumen por toda la zona. De este modo el aire saldrá por la cabeza del saco sin dificultad.

CÓMO LIMPIAR UN SACO: Evitar lavar el saco si no se tienen los productos de limpieza especializados, y jamás colocar un saco en una centrifuga o secadora.

AISLANTES: Como su nombre genérico indica, los aislantes resultan indispensables para aislarnos de la humedad y el frío del terreno y en especial de la nieve. Contribuyen a reducir el deterioro del saco de dormir y además nivelan mínimamente las ondulaciones producidas por las piedras y ramas, aunque pueden resultar muy rígidos para una espalda delicada.



“La mejor forma de vencer las dificultades es atacándolas con una magnífica sonrisa, como San Jorge al dragón.” Baden Powell

Fuente

  • Cartilla del Grupo Scout San Juan Bosco, de Punta Arena, Chile.

Enlaces externos