Historia del escultismo en Argentina

De WikiRoca
Saltar a: navegación, buscar

Surgimiento del Movimiento Scout en Argentina

A principios del siglo XX, en la línea Sur de los ferrocarriles del Gran Buenos Aires (hoy ex Ferrocarril Roca), trabajaban algunos ingenieros británicos que habían conocido el Movimiento Scout en Europa, o habían leído “Aids to Scouting” y los 6 fascículos de Baden-Powell de Scouting for boys” (Escultismo para Muchachos, publicado en 1908), que dieron origen al Movimiento Scout en el mundo. Estos inmigrantes, fueron quienes propiciaron la creación de Grupos Scouts en los colegios británicos, e inmediatamente se fueron abriendo grupos en colegios nacionales o en otros lugares como los cuarteles de bomberos y las comisarías.

En 1909 ya se realizaban campamentos scouts en Morón, Claypole, Gándara y en otras localidades de la provincia de Buenos Aires.

En abril de 1909 Baden-Powell, el fundador del Movimiento Scout, arribaba al país, de regreso de un viaje a Chile. Grande fue su sorpresa cuando a su arribo lo estaba esperando una Patrulla de Lomas de Zamora, precursora del actual Grupo Scout General Juan Galo de Lavalle de la localidad de Banfield del sur del Gran Buenos Aires. Baden-Powell se alojó como huésped de honor, en el Jockey Club de Buenos Aires. Hasta allí se acercó el secretario de la Asociación Cristiana de Jóvenes (YMCA), Sr. Cristian Russel, y lo invitó a dar una conferencia sobre el Movimiento Scout en el salón de actos de la YMCA. Gracias a la conferencia de B-P se formó una Comisión Organizadora del Movimiento Scout en la Argentina constituida por: J.M. Dreysdale, R.F. Burney Wall, M.S. Fairlie, J. Wilson, Arthur Penny y C.C. Kennard.

En 1910, después de un viaje a Europa, donde se familiarizó con el método creado por Baden-Powell, Cristian Russel, acepta el cargo de Comisionado y organiza el primer Torneo Scout donde participaron jóvenes pertenecientes a Lomas de Zamora y al colegio Escocés. Rápidamente comenzaron a surgir grupos, llamados entonces Compañías, en los barrios de Barracas y Villa Devoto.

En septiembre de 1911, Arturo Penny, contactó al Perito Dr. Francisco Pascasio Moreno, importante personalidad del quehacer nacional, quien siendo presidente del Consejo Escolar Vº, deseaba introducir el Movimiento Scout en los colegios de Barracas. En tres meses, la 3er Compañía Barracas (En el presente Grupo Scout Coronel Pringles) estaba funcionando. Como un fenómeno incontenible empezaron a consolidarse las primeras compañías (muchas habían surgido en forma espontánea a partir de 1909), especialmente en colegios ingleses, y luego del patrocinio del Perito Moreno nacen la 1ª,2ªy 3° Compañía de Barracas, Villa Devoto, Palermo, Belgrano, Caballito(Compañia Centenario), Flores y el centro (Compañía Estrada), extendiéndose el Scoutismo en Buenos Aires y sus alrededores.

Institucionalización del Movimiento Scout en Argentina

En 1912, surge la idea de crear una Asociación Nacional, según comenta Russell Christian: La idea de crear una Asociación Nacional recién surgió a principios del año 1912. Para ello preparé el estatuto correspondiente, el cual entró en vigor el 5 de julio del mismo año al constituirse la Asociación Nacional de Boy Scouts Argentinos bajo la presidencia de Francisco P. Moreno, cuya comisión organizadora lo aprobó. Todo el esfuerzo no hubiera sido posible si durante 1911 el Ing. Arturo Young, quien figura en el cuadro de fundadores, no hubiera impulsado la publicación de la revista EL SCOUT ARGENTINO.


Existía en Buenos Aires una Asociación Patriótica integrada por lo más representativo de la ciudad con la misión de mantener el respeto por las tradiciones y los símbolos nacionales y prestar ayuda a entidades de bien público, que era presidida por el Dr. Perito Moreno. El Perito Moreno se interesa por el Scoutismo, comprende que es una necesidad inmediata y con sus amigos resuelve prohijar el movimiento.

Es así como el 4 de julio de 1912 reunidos en asamblea, en la casa del Dr. Francisco Pascasio Moreno (Av. Caseros 2841, Capital Federal) y, con el auspicio de la “Asociación de la Obra de la Patria”, dejan constituida la “Asociación Boy Scouts Argentinos”, cuyos miembros con el correr de los años fueron declarados "fundadores del Scoutismo en Argentina".

La asociación nacional se crea como medio de estimular en la vida de niños y jóvenes de la República, el gusto por las excursiones al aire libre, la observación de la naturaleza, el culto del honor, la lealtad y la honradez, el dominio y respeto de sí mismo y de los demás, el amor al prójimo, a la familia a la patria y a la humanidad.

Las autoridades de la Comisión Organizadora del Movimiento Scout en el País fueron:

Presidente, Dr. Francisco Pascasio Moreno;
vicepresidente: Gral. Rosendo Fraga;
Tesorero: Sr. Montheit Dreysdale,
Secretario: Dr. Modesto Quiroga,
vocales: Gral. Angel P. Allaria, Sr. José Juan Biedma, Sr. Juan Canter, Dr. Manuel J. Corvalán, Gral. Luis Dellepiane, Sr. Ricardo Dowdall, Sr. Clemente Onelli, Gral. Pablo Richieri, Sr. Tomás Santa Coloma, Sr. Carlos Ripamonti, Cnel. Martín Rodríguez, Dr. Frank Soler, Arq. Carlos Thays, Ing. Arturo Young y Comisionado Nacional Sr. Russell Christian.

El 9 de julio de 1912 se realiza el Primer Torneo General en el “Parque de los Patricios” y resulta ganadora la Patrulla “Kanguro” de la Sección Barracas. En los primeros instantes don Federico Penny en Lomas de Zamora y Claudio Lagos en Barracas, son los pioneros del Scoutismo. Les siguen Corbisier, Logan y Bosnio.

El 3 de febrero de 1913 una delegación de los “Boy Scouts Argentinos” acompańada por el Dr. Francisco Pascasio Moreno, acampa en el Convento de San Lorenzo. A la que se le suma la banda de música de los indios Tobas de la misión franciscana. Conmemorandose el centenario en el sitio del combate.

El 9 de julio de 1913 se realiza el Segundo Torneo General en el “Parque de Chacabuco”. Este día resulta ganadora la Patrulla “Carancho” de la “1ra. Compańía de Talleres del F. C. del Sud”.

La primera actividad internacional se realiza el 25 de agosto de 1913. Esa mańana llega a bordo del buque “Río Uruguay”, procedentes de Montevideo, una delegación de los “Vanguardia de la Patria” (Scouts del Uruguay) a cargo del Sr. Alejandro Lamas y su esposa Sra. María Saint Laire. En el puerto los huéspedes son recibidos por tres secciones de los “Boy Scouts Argentinos” con su Presidente, el Dr. Francisco Pascasio Moreno y el Profesor Russell Christian. Una vez en tierra, los visitantes y su anfitriones comparten un almuerzo y visitan el Zoológico, el monumento a Sarmiento, la Escuela Presidente Roca, el Teatro Colón y el Congreso Nacional

El 24 de septiembre de 1913, con motivo de conmemorarse el 101° aniversario de la batalla de Tucumán, asisten al lugar donde se desarrolló la misma el Dr. Francisco Pascasio Moreno con una compañía de Boy Scouts que erigen una placa recordatoria y, ellos mismos, construyen la base de mamposteria de la misma.

El 8 de septiembre de 1914 los miembros del “Directorio Organizador Provisorio” de la “Asociación Boy Scouts Argentinos” y miembros adherentes, se reúnen en los salones del “Touring Club Argentino” (Av. De Mayo 760) bajo la presidencia del Perito Moreno. Tomándose las siguientes resoluciones:

  1. Constituir definitivamente la “Asociación Boy Scouts Argentinos”.
  2. Aceptar como estatutos de la institución, los vigentes hasta la fecha, efectuando varias modificaciones.
  3. Designar Presidente Honorario y Vice-presidentes Honorarios de la Asociación al Presidente de la Nación, a los Ministros de Guerra, de Marina y de Justicia e Instrucción Pública.
  4. Elegir a los miembros del Consejo Nacional: Presidente: General Pablo Ricchieri; Vicepresidentes: Sres. Jorge Mitre y Exequiel P. Paz; Secretario general: Sr. Modesto Quiroga. Como vocales se designa a un centenar de caballeros.
  5. Designar miembros del Consejo Ejecutivo Nacional a los Sres. Siguientes: Presidente: Dr. Francisco Pascasio Moreno; Vicepresidente: Sr. Tomás Santa Coloma; Tesorero: Sr. J. Monteith Drysdale; Pro tesorero: Sr. Argentino Acerboni; Secretario: Dr. Modesto Quiroga; Pro secretario: Sr. Carlos A. Palacios. Se eligen vocales.
  6. Encomendar al Secretario que proyecte una circular general de adhesión, para ser distribuida en el país.
  7. No habiendo otro asunto que tratar, se levanta la sesión.

En 1916 los scouts argentinos rindieron homenaje a los gestores de nuestra libertad, organizando una excursión a la ciudad de Tucumán, donde depositaron una placa que aún existe en la Casa Histórica y que dice: Los Boy scouts Argentinos, homenaje en el primer centenario 1816-1916. Los maestros scouts se denominaban "Capitanes" y muchos de ellos en la época de la organización nacional, lo fueron por auto determinación. La Junta Ejecutiva Nacional estimó necesario estudiar cada certificado de cargo, para que cada Jefe fuere una garantía para la Asociación.


Durante este año (1917) se constituyen en la Capital Federal 5 asociaciones locales y 14 compañías. En el interior llegan a crearse 25 Asociaciones y 42 compañías. Se lleva a cabo en la Escuela de Caballería de El Palomar el primer torneo scout con una participación de más de 300 scouts, competencia que terminó en la Sociedad Rural. Tuvo lugar en este año una verdadera proeza realizada por un esforzado grupo de scouts mendocinos y porteños. El contingente partió de Mendoza el 25 de enero, siguiendo a pie la misma ruta que realizó el Ejército de los Andes, realizando diversas etapas, debiendo afrontar una serie de temporales. El 12 de febrero, coincidiendo con el centenario de la batalla de Chabacano, los scouts llegaron al lugar en que se desarrolló la misma y pudieron tributar el sencillo homenaje que tantos esfuerzos les había demandado. Durante el día se realizaron muy diversos actos rememorativos en el campo de Batalla, incluso un simulacro de la misma, en la que participaron 800 jinetes ante miles de personas.

La Junta Ejecutiva Nacional se pone en contacto con todas las organizaciones que con distintos nombres como ser "Exploradores Argentinos", "Exploradores de Don Bosco", "Vanguardias de la Patria", Scouts franceses, españoles, alemanes, dicen practicar Scoutismo, invitándoles a incorporarse a la Asociación de "Boy Scouts", transformada en "Nacional" por el citado Decreto, a vestir uniforme reglamentario y ajustarse a su plan de trabajo.

Durante largos meses se llevan a cabo tramitaciones, ya que cada grupo quiere conservarse independiente, escuchándose las más variadas excusas. Podría citarse una que ahora parecerá una enormidad, pero que medio siglo atrás no causaba asombro: "los campamentos de muchachos son una inmoralidad" La Junta Ejecutiva Nacional planeó en enero de 1918 un campamento, en Quilmes, con el propósito de unificar sistemas de enseñanza, estrechar vínculos y adiestrar a los scouts. Participaron 120 scouts de la Capital y zonas vecinas y el campamento tuvo como Director al Dr. Frank L..Soler quien permaneció los 10 días acampando. El Inspector Nacional Ingeniero Luis A. Huergo, visitaba diariamente el campamento.

El primer scout argentino que participa en un Jamboree es Ernesto Tornquist, scout de la Compañía 'Coronel Benito Meana' (fundada en 1918 y que aún existe en Recoleta). Ernesto se fue solito al Jamboree de 1920 y fue el único argentino que participó. Luego, ya adulto, llegó a presidir la INSA, participando en cuanto evento scout internacional se hiciese, hasta su muerte.

Decreto Presidencial de institucionalización

En Noviembre de 1917 el Presidente de la Nación, el Dr. Hipólito Yrigoyen, firma el Decreto que declara a la Asociación Nacional de Boy Scouts Argentinos, como "Institución Nacional". En dicha norma se instruye a las fuerzas vivas de la comunidad, profesorado, la marina y el ejército a colaborar con dicha institución en la difusión del Movimiento Scout.

La Junta Ejecutiva Nacional en 1918 se pone en contacto con todas las organizaciones que con distintos nombres practicaban actividades afines al Scoutismo, invitándolas a incorporarse a la Asociación de "Boy Scouts", transformada en "Institución Nacional" por el citado Decreto, a vestir el uniforme reglamentario y ajustarse a su plan de trabajo.


El año 1919 marca dos pérdidas valiosas para el movimiento. En efecto el 5 de agosto de 1919 fallece el Presidente de la Asociación General Ramón Ruiz asumiendo la presidencia don Tomás Santa Colama. Poco después, debemos lamentar la desaparición del Dr. Francisco P. Moreno, cuyo sepelio dio lugar a una sentida manifestación de pesar, asistiendo todas les agrupaciones al acto de inhumación.

Hacia 1920 existía marcada disposición por el adiestramiento técnico de los scouts: cada compañía se preparaba intensamente para intervenir en el torneo realizado en dos etapas en El Palomar y en la Sociedad Rural, en el que se valorizaba el grado de preparación. Las pruebas eran variadas: alce de hombero, amarrar el bote, salvataje del asfixiado, del ahogado, primeros auxilios, Morse y semáforo, gimnasia, cocina, natación, etc. En 1921 se percibía un gran entusiasmo en el escultismo a raíz del eficiente funcionamiento de las agrupaciones, que cumplían bien el programa de adiestramiento en todo el país.

Participación internacional

En 1922 la Asociación Nacional de Boys Scout Argentinos ingresa a la Oficina Internacional de los Boys Scouts, la cual se fundó el 11 de octubre de 1920 y tenía sede en Londres. Este ingreso es significativo dado que a partir de allí comienza a participar de las Conferencias Scouts Mundiales, siendo reconocida como miembro de lo que más tarde sería la Organización Mundial del Movimiento Scout.

Así continua creciendo el Movimiento Scout en Argentina y el 20 de mayo de 1922 se realiza el primer Congreso Nacional Scout en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.

En 1923 fallece el presidente de la Institución, don Tomás Santa Coloma, ciudadano muy estimado lo que provocó un gran pesar en el escultismo. La revista "El Scout" señaló: "Hombre de trabajo y de progreso, actuó en la política desde niño animado del desinterés más absoluto".

Surgimiento del Escultismo católico en Argentina

En esa década se comienza a generar en Parroquias y Colegios Católicos, con el auspicio de las autoridades eclesiásticas nacionales, una nueva vertiente del movimiento, los grupos scouts católicos. En 1929, en Gerli, en la capilla de la Compañía de San Pablo – hoy parroquia San José de los Obreros – el Ing. Armando Fisher, abre un Grupo Scout, que se cierra un año después, pero no cede al desaliento y en 1923, funda el Grupo Scout Cardenal Ferrari en la calle Belgrano 2600 de la ciudad de Buenos Aires, junto a Julia Hechart, José María Supino, Alfonso Rafaelli y al Padre José Guerini. Paralelamente el Padre Julio Meinvielle empieza a organizar campamentos de jóvenes en su parroquia, ejemplo que siguen otros sacerdotes católicos.

Todos esos esfuerzos se aúnan el 7 de abril de 1937 cuando el cardenal Santiago Copello, entonces obispo primado de la Argentina reconoce la Creación de la Unión Scouts Católicos Argentinos, siendo su presidente el Gral. Ezequiel Pereyra, sus vices el contralmirante Osvaldo Repetto y el Dr. Ernesto Padilla (h), secretario el padre Julio Meinvielle y prosecretario el Dr. Alfonso Rafaelli. En el primer año de vida, ya se oficializaba el funcionamiento de 40 Grupos Scouts en Capital Federal y muy pronto comenzaron a instalarse grupos en las parroquias del interior del país. Todos los años en el mes de septiembre un creciente número de Scouts católicos celebraban la semana scout en la plaza Colón, y en el predio de la Sociedad Rural Argentina en Palermo.

En 1945, dirigentes nacionales y del resto del continente americano, preocupados por la capacitación que recibían – todo el material bibliográfico sobre el tema se editaba en inglés – perfilan la formación del Consejo Interamericano de Movimiento Scout, que se funda en 1946, en Bogotá, Colombia. Así fue, que la Región Scout Interamericana es la primera en organizarse en todo el mundo.

Proceso de unificación del Movimiento Scout en Argentina

En la década de 1980 se realizan los primeros intercambios entre las 2 asociaciones scouts mayoritarias de Argentina (INSA y USCA) tendientes a conversar sobre una futura unidad o federación que las reúna.

Estos intentos por determinados intereses no siempre bien exolicitados no se concretan y, recién en 1992 se reinician las conversaciones con el auspicio del Buró Scout Mundial - Región Interamericana. Como resultado de dichas conversaciones se crea un Comité de Constitución con la misión de acordar un Estatuto de fusión de ambas asociaciones.

En dicho proceso de unificación, la USCA se reserva su carácter de Asociación Privada de Fieles a través de la constitución de una "Comisión de Pastoral Scout Católica" (COPASCA) con carácter suprainstitucional en la nueva asociación que surge de la unidad.

Dichos Acuerdos son aprobados por la Conferencia Episcopal Argentina, aunque cada Obispado reserva su derecho a constituir Asociaciones Privadas de Fieles en su jurisdicción cuando consideren que se puede ver debilitada la identidad de los Scouts Católicos, en sus dos aspectos esenciales, “Fidelidad al Movimiento Scout y Fidelidad a la Doctrina Católica, (USCA OBRA DE LA IGLESIA).

El 1 de diciembre de 1996, se fusionan USCA y ASA, en una Asamblea Nacional realizada en la localidad de Ezeiza en el predio del Sindicato SETIA y se crea una nueva asociación, Scouts de Argentina.

Los Grupos Scouts que difieren con la idea de una asociación unificada crean las Asociaciones Diocesanas (ADISCAS) y otros se mantienen independientes de toda estructura, convirtiéndose en los llamados familiarmente "Grupos Scouts parroquiales".

Artículos relacionados