Gran Clamor

De WikiRoca
Saltar a: navegación, buscar

Es una de las ceremonias o ritos más antiguos de las manadas. Fue recomendado por Baden-Powell y hay testimonios de que la misma Vera Charlesworth Barclay, cofundadora del lobatismo, se dedicó a enseñar esta ceremonia por más de 500 manadas.

En algunos paises tambien llamada Gran Aullido.

Sentido del gran clamor

Baden Powell en su Manual del Lobato propone que al inicio y al final de cada junta Akela sea saludado y despedido con este aullido.

Por otra parte, hay en el lobatismo de algunos países la costumbre de hacerlo sólo en ocasiones especiales: pases a tropa, algunas promesas, etc.

En cualquier caso, el gran clamor es un saludo, pero también es una especie de renovación de promesa y en este sentido es recomendable hacerlo al inicio y final de una junta y también en momentos relevantes de la vida de un lobato o un Viejo lobo.

Como saludo y recordatorio de promesa puede ser realizado por todos los miembros de la manada (eso incluye viejos lobos), aunque hay sitios en los cuales la costumbre es que lo realicen sólo aquellos lobatos que han realizado su ceremonia de promesa.

Usos del gran clamor

a) El gran clamor es un saludo

El Manual de lobatos de BP es escueto: en su primera dentellada el fundador del escultismo dice que los lobatos saludan a Akela y algunas otras personalidades con este grito de lobo.

En las notas sobre el "Objeto y método del adiestramiento de los Lobatos", del mismo Manual, BP propone un "horario modelo" para una junta con la manada y en él aparece el gran clamor al inicio y el final de la junta, reforzando la idea del saludo, aun sin decirlo explícitamente.

b) El gran clamor es un grito de alegría

La Guía para dirigentes de manada, Organización Scout Interamericana señala en el capítulo dedicado al marco simbólico que en esta práctica "lobatos y lobeznas se agrupan, se reconocen iguales y a través de una serie de gestos y gritos ceremoniales, al igual que los lobos, manifiestan la alegría de estar juntos" (p. 49)

El gran clamor es un recordatorio ceremonial de la promesa realizada ante Akela y la manada

Un día, el más importante en su vida de manada, un lobato o una lobezna le dijo a Akela que se comprometía a obedecer al viejo lobo y a vencerse a sí mismo para hacer todo cuanto de él o ella dependiera para ser siempre mejor, conforme Baloo se los había enseñado en sus máximas (o en la ley de la manada de la OSI).

Por la estructura del gran clamor, éste se vuelve una excelente herramienta para que Akela les recuerde una y otra vez este compromiso y lo celebren todos juntos, porque poco a poco van siendo mejores, porque pueden seguir siéndolo y porque se ayudan y se "echan porras" para ello en su manada.

Una lectura entre líneas de la primera dentellada del Manual permite ver parte de su sentido: les dice que cuando después de nombrar a Akela en cuclillas y recordar el lema de la manada, se ponen de pie con los dedos en la cabeza simulando orejas de lobos atentos, recordando que ellos como lobatos se han comprometido a hacer lo mejor de manera dos veces "mejor" que cualquier niño, hacer lo mejor con las dos manos...

Cuando se hace el gran aullido los lobatos y las lobeznas le dicen a Akela que harán siempre lo mejor y se lo preguntan entre ellos... ¡Es todo un acto público de recordar su compromiso!

Como en todo, lo importante es el manejo que cada scouter haga de este instrumento que es de marco simbólico, pero que también es de gran utilidad para el programa educativo. El gran clamor tendrá sentido no porque lo haya diseñado BP (o su equipo de trabajo), sino porque sea una herramienta sensata para el método y el programa educativos con los cuales pretendemos ayudar a la formación de mujeres y hombres autónomos, comprometidos con el mundo, consigo mismos, con los demás y su Dios.

Forma de realizarlo

Existen muchas variantes de esta ceremonia. Baden-Powell en la primera dentellada de su Manual de lobatos recomienda hacerlo de la siguiente forma:

"Los lobos están sentados alrededor del la Roca del Consejo formando un círculo en el momento en que Akela, el Viejo Lobo, Jefe de la manada, viene a ocupar su lugar sobre la roca. En ese momento todos echan hacia atrás la cabeza y le dan un grito de bienvenida. Cuando su Viejo Lobo, Akela, es decir, su Jefe de Manda u otra autoridad, llegue a una de sus reuniones, deben saludarle formando un círculo, exactamente como los jóvenes lobos lo hacen, y dar el Gran Clamor de los lobatos: por tanto, fórmense inmediatamente en círculo (con rapidez: un lobato nunca camina, siempre corre).

Inmediatamente después, siéntense sobre sus talones, con las manos tocando el suelo, entre los pies, las rodillas hacia fuera.

En esta posición, al llegar el Viejo Lobo a la manda, los lobeznos echan hacia atrás sus cabezas y gritan, pero su grito significa algo. Significa que lo reciben con alegría, al mismo tiempo que están dispuestos a obedecer sus órdenes.

El lema del lobato en todo el mundo es “Siempre lo mejor”.

Así pues, cuando el Jefe de la Manada penetre en el círculo, levanten la barba y todos al mismo tiempo griten, alargando cada palabra: “A-k-e-l-a h-a-r-e-m-o-s l-o m-e-j-o-r”. La palabra mejor viva, fuerte y corta; al mismo tiempo saltaréis para poneros de pie, llevando ambas manos a los lados de la cabeza y con los dedos índice y cordial señalando hacia arriba, como si fueran orejas de un lobo.

Así se hace, más ¿cuál es su significado?

Significa que ustedes harán lo mejor que puedan, con ambas manos, no solamente con una, como lo hace la mayor parte de los muchachos que sólo saben usar la mano derecha. Lo mejor en ustedes sea dos veces superior, a lo mejor en un muchacho común.

Continúen ustedes con sus manos a los lados de la cabeza mientras el lobo llama a la Manada en voz alta diciendo “dyb, dyb, dyb, dyb”, que significa hagan lo mejor.

Después del todos los Lobatos dejan caer su mano izquierda, elegantemente, al lado del cuerpo, manteniendo la derecha en posición de saludo, nada más que ahora separados los dedos que señalan hacia arriba, para hacer el saludo y gritan “dob, dob, dob, dob”, que quieres decir: “Nosotros haremos lo mejor”. Después del cuarto “dob”, cada Lobato, con rapidez baja su mano derecha al lado del cuerpo para quedar en posición de firmes esperando órdenes.

Ahora siéntense nuevamente sobre sus talones y traten de repetir el Gran Clamor al Viejo Lobo."


Enlaces relacionados

http://apuntesdeviejolobo.blogspot.com/search/label/gran%20clamor http://www.siemprescout.org/pdf/manual_de_lobatos.pdf